Olimpismo en el karate: ¿tradicional vs deportivo?

 en Blog

¡Ya es oficial, los karatecas entraremos a formar parte de la familia olímpica!
En Tokyo 2020 se cumplirán los sueños de muchos y también las pesadillas de otros no tan convencidos de que todo esto sea positivo. Pero como algo nuevo, hay muchas opiniones encontradas y por eso me gustaría expresar mi punto de vista de las diferencias o no, entre el llamado karate tradicional y el karate deportivo y su inclusión en los Juegos Olímpicos.

En mi opinión el karate es algo único que a su vez está compuesto por muchas piezas, que todas juntas conforman un todo que me apasiona llamado karate-do.

Aprovecho esta ocasión para disertar y comparar el Pankration griego con los actuales Juegos Olímpicos y el Bushido del Japón Medieval con el actual karate deportivo.

En el Pankration el combate duraba hasta que uno de los oponentes desistía, lo cual se señalaba levantando un dedo. Todo esto evolucionó hasta los diferentes sistemas de lucha reglados en dónde prima la seguridad de los luchadores.

El Bushido era el código de conducta adecuado que seguían los guerreros samurais, el cual dio origen al Bu-do, que serían el conjunto de normas éticas que siguen los practicantes de artes marciales, donde lo más importante es buscar la unión entre mente y técnica.

Hay un momento en donde el Bu-do se convierte en deporte y es en este punto es donde comienzan los problemas.

En mi opinión no tiene porque haber conflictos, siempre y cuando entendamos que esto es una fase y que al igual que no entreno de la misma manera con 20 años que con 60… el karate necesita de ciertas herramientas para poder evolucionar y asimilarse en toda su totalidad.

Si somos capaces de hacer ver a un competidor y al resto de aficionados al karate, que la competición es un juego, una prueba, una manera de medirme, y ¡ojo! digo medirme, porque aquí lo más importante es comprender que competimos no para ser mejor que el otro, «competimos para ser mejores personas» poder valorar nuestra formación es muy positivo, pues nos da un punto de referencia de cómo nos encontramos y al mismo tiempo nos hace trabajar fuera de nuestra zona de confort.

¿Hay alguien que dude de la utilidad del juego en la evolución de un niño?
¡Claro que no! Porque todos creemos que es una etapa fundamental en su proceso madurativo. 
El deporte es bueno en todas sus facetas y no por querer competir tengo que ser peor persona.

Entonces, ¿Por qué no puedo utilizar el kata como medio de competición? ¿Qué hay de malo en ello? ¿Estaré rompiendo los valores de mis maestros?

Entiendo que no, antiguamente grandes maestros que todos hoy día tenemos en mente como referentes, utilizaban el kakedameshi (combates pactados y muy agresivos) para probar sus habilidades, al igual que el tameshiwari (rompimientos)…todo esto eran test, necesitaban saber si su evolución estaba siendo buena. Entonces ¿por qué la competición deportiva tendría que ser mala?

Veamos cuáles son los objetivos fundamentales del movimiento Olímpico Internacional creado por Pierre Coubertin:

  • Fomentar el desarrollo de las cualidades físicas y morales que constituyen el fundamento básico del deporte.
  • Educar a la juventud mediante el deporte con un espíritu de mejor comprensión recíproca y de amistad, contribuyendo así a la construcción de un mundo mejor y más pacífico.
  • Dar a conocer al mundo entero los principios olímpicos, suscitando de este modo la buena voluntad internacional.
  • Congregar a todos los atletas del mundo en ese gran festival cuatrienal del deporte que son los Juegos Olímpicos.

¿Vemos algo negativo en todo esto?

Incluso algo más, ¿qué dice el código Bushido sobre sus principios?

Gi – Rectitud. Honradez y justicia (decisiones correctas)

Yuu – Coraje, valor.

Jin – Benevolencia, compasión.

Rei – Respeto, cortesía

Makoto – Honestidad, Sinceridad absoluta

名誉 Meiyo – Honor y gloria

忠 Chugo – Deber y Lealtad

¿Hay algo completamente diferente a lo que expresó el barón Coubertin?
Entonces admitimos que la competición puede ser positiva…pero… es que claro, los katas se están variando mucho y ya no son los auténticos y además no se puede alterar el kata tradicional!

Y yo pregunto: ¿Qué es tradicional? ¿Quién conoce el kata original? ¿Quién posee la verdad absoluta? ¿A partir de qué fecha se considera tradicional?
Cuando el Maestro Itosu creó los Katas Pinan en 1905 basándose en otros katas más antiguos, ¿estaba cometiendo sacrilegio? ¿Cuándo el kata Sanchin pasó a realizarse con mano cerrada en lugar de mano abierta se echaron las manos a la cabeza? Cuando en 1928 el Maestro Kenwa Mabuni se puso unas protecciones de Kendo para poder hacer Jyu kumite, ¿lo tacharon de chalado?…

Pues NO!… el karate es algo vivo, el cual evoluciona con la sociedad y el paso del tiempo. ¿Os imagináis a alguien de hoy día hablando como Cervantes? ¡Lo tacharían de majareta!

Pues eso es lo que quiero decir, yo no hago karate igual que cuando tenía 15 años, tengo otras inquietudes y también otros achaques…pero no por ello crítico algo que me aportó tanto.

¿Por qué criticamos al competidor de kata de ignorante, de que no sabe karate…? ¿Sabemos cuánto entrena y cuánto sufre para poder estar ahí ? ¿Sabemos si en su entrenamiento diario entrena kihon, hace hojo-undo, entrena otros katas que complementan sus katas principales…?

Creo que todos pensamos que está mal aprenderse un kata del Sensei YouTube y salir a competir después, pero ahí es donde tenemos que trabajar todos para poder ofrecer una correcta formación. Quizás el problema no sea de estos chavales, sino del sistema de competición que les obliga a madurar de una forma muy rápida. Por eso siempre he sido partidario de delimitar los Katas por edades y así hacer mucho más lógico su proceso evolutivo.

¿Por qué hay asociaciones de karate tradicional que critican ferozmente la competición y luego realizan campeonatos internos sólo con sus normas, las cuales por cierto son muy parecidas a las de la WKF?

Podríamos pensar que el competidor de kata está en una fase de su formación y en ese momento se centra más en una parte del karate porque así lo requiere la alta competición, pero debe seguir su camino, el cual es tan loable como a quien le gusta el Kobudo, Goshin, historia o simplemente entrenar los viernes y tomarse una cerveza después.

Si algo no está bien en la competición de kata, no es culpa del competidor, y pongo un claro ejemplo: si pensamos que la respiración actual del kata deportivo no es correcta (cosa que estoy completamente de acuerdo) pues que lo penalicen taxativamente para que no vuelva a ocurrir y que el competidor pueda mejorar su kata.

Y aquí es donde está nuestra labor, en hacer entender a toda la gente que se puede hacer kata de competición con el mismo espíritu que el kata tradicional…que por supuesto el karate es mucho más que esto.

Por lo tanto, la etapa del competidor de kata de karate, es eso… una etapa, una fase más de mi aprendizaje y de mi largo camino y por lo tanto una parte positiva, muy importante y que va a aportar mucho a la formación del karate-ka.

En resumen, la entrada del karate en sus dos modalidades: kata y kumite es algo muy grande…hará que mucha gente pueda conocer el karate y más tarde tendremos la oportunidad de explicarles toda su riqueza, tradición, historia, valores…

Intentemos por tanto mantenernos unidos, predicando con el ejemplo que nos enseñan las artes marciales de respeto, humildad…construyendo y evitando conflictos.

“Lo importante en la vida no es el triunfo sino la lucha”

Mostrando 19 comentarios
  • David López

    Me ha encantado tu artículo. Estoy en todo de acuerdo con tu visión abierta de lo que son las Artes Marciales. Respeto a lo tradicional y por supuesto con mucha seriedad en el trabajo, pero desde luego hay que ser contrarios al inmovilismo. Además, quienes en algún curso te hemos visto trabajar sabemos que defiendes tus palabras con el ejemplo.

    ¿Es posible suscribirse a tu blog para que me lleguen siguientes artículos?

    Un cordial saludo.

  • David

    Magnifico articulo

    • jesus

      Muchas gracias David por tus palabras.
      Pues lo voy a consultar y te iré informando.
      Saludos!!

  • Maximiliano

    Excelente reflexión, de acuerdo en todos los puntos. Gracias por compartirlo.

  • Raziel Villegas

    Sensei:

    De acuerdo contigo en un 90%; empero ¿Dónde marcas la línea fronteriza? ¿Hasta dónde es innovación, y dónde se convierte en alteración banal? Me explico:

    En México, hace 51 años, el Maestro Antonio Márquez López abrió su primera escuela: Okinawa Karate-Do, y durante dos o tres décadas, era prácticamente la única escuela (con 50 sucursales) o el único estilo.

    Con el paso del tiempo, hoy sabemos que Okinawa Karate-Do no tiene un estilo “puro”. No es Shoto-Kan, no es Shito-Ryu, no e Goyo-Ryu, no es nada; es una especie de híbrido entre Shoto-Kan y Shito-Ryu.

    Los Kata, igualmente fueron “adaptados”, o “modificados”, y por ejemplo, tenemos los “Pinan”, que se parecen a los Pinan reales.

    Entiendo perfectamente los ejemplos, como el del Maestro Kenwa Mabuni y las protecciones de Kendo; pero, desde mi punto de vista, ello tenía sentido, tenía una razón, tenía un objetivo.

    En el continente americano tenemos varias ligas de Karate deportivo, como la NBL (National Blckbelt League), NASKA, WAKO, WKC, WKU, etc., incluso NASKA tiene si no el torneo más grande del mundo, sí uno de los más grandes, el US Open. Tengo 30 años practicando Karate y me reúso a participar en el US Open, porque me parece una falta de respeto al Karate, y a los Kata; competidores se presentan con la cara pintada del “Capitán América”, danzan durante el kata, el Kiay es un grito desaforado que se repite 50 veces durante el kata, se pegan en el pecho o en las piernas para hacer el ruido que no logran generar con el “snap” de sus movimientos en el karate-gi, y se alteran los kata para hacerlos más vistosos. ¡Y qué decir de las respiraciones que mencionas!

    Salvo tu mejor opinión, si alguien pretende modificar un Kata, debe tener sentido, una razón de ser, un bunkay que explique el por qué un movimiento ya no se hace de “X” manera, sino de “Y” forma. Eso, creo, es evolución.

    Luego de 30 años de estar en una técnica o estilo, mi esposa y yo hemos decidido dejar Okinawa Karate-Do, para adoptar (o quizás más correcto sería: para que nos adopte) el estilo Shito-Ryu. Allí nos estamos percatando que también tienen variantes; pero, dentro de esos parámetros que comentaba líneas arriba, es decir, con sentido, con motivo, con una explicación que muestra la aplicación práctica del cambio en el movimiento.

    En mi caso, participo en la liga NBL (que por la cercanía con los Estados Unidos, tenemos una tremenda influencia en ese sentido); y “se supone” que dizque soy campeón mundial “NBL” de Seniors; pero, seamos honestos, en esta liga, puedo competir 3 rondas (como el año pasado), que son muy pocas, y en las 3 hacer el mismo kata. Entonces te preparas con un Kata, perfeccionas un kata, dominas un kata. Eso no te hace karateka, es más, eso no te hace ni siquiera un competidor. Uno debería estar preparado para hacer cualquier número de kata que fuese necesario.

    En lo personal, la clasificación tal vez no la haría como Karate tradicional y Karate deportivo; sino Karate Federado y Sport Karate (o Karate abierto). El karate federado tiene vínculos muy estrechos con “estilos” tradicionales, te hace más completo como karateka y como competidor; el karate abierto, es simplemente un deporte.

    Con todo respeto y con mi mayor admiración.

    Raziel Villegas.
    Saludos cordiales.

    • Daniel Acuña

      Estoy totalmente de acuerdo con tu punto de vista, compañero. Yo también opino que, como en todo, es inevitable que exista una evolución, pero con sentido como usted expresa, no variaciones de un kata con el único propósito de hacerlo vistoso, eso no lo comparto.

      Un saludo de un Shito-Ryu de España

  • Estoy totalmente de acuerdo con este articulo, en mi país, esta ocurriendo que los existen Dojos que solo se basan en la competencia, en adquirir medallas y trofeos, e incluso muchos cintas negras jóvenes no conocen todas las katas que antes aprendíamos desde 1er Dan, e aquí lo peligroso de dejar morir el Karate Tradicional.
    El reto lo tenemos los maestros de no perder la esencia tradicional del karate y buscar solo la competencia o fama, la cual sabemos que es efímera, pero que efectivamente la competencia es contra nosotros mismos, es para llevar nuestro cuerpo y mente mas allá de sus limites conocidos, que en realidad nos deben de exhortar a ser mejores seres humanos.
    Ossu!

  • Marie

    Un placer leerte Jesus, pasaré el artículo a francés para mi hermana, le va a interesar muchísimo el tema… gracias. Un abrazo. Marie

    • jesus

      Muchas gracias!
      Sería un placer poder tenerlo en francés…si lo traduces me gustaría poder publicarlo también.
      Saludos para toda la familia!

  • mrprepor

    Extraordinario! Has tocado todos los palos con firmeza y respeto. Lo subscribió 100%.

  • Juan Carmona

    No se de donde han sacado karate traficional, karate deportivo. Para mi hay un solo karate, ese que practicamos y que debe ser el que demostremos en competición, examen, etc,

  • Pedro Valentín del Olmo

    Tu visión del Arte, Jesús, es algo obvio para mí, y desde luego, no es coto cerrado de ningún Maestro concreto,…por lo tanto, es algo innato e inherente Arte/deporte/tradición/competición, ..y a los hechos me remito, de todos los karatekas y Budokas, que vivimos en ambos mundos, y sin traumas, y disfrutando plenamente. Para mi muy positivo que el Karate Do, sea conocido en todos sus ámbitos, y en todos los sentidos. Un abrazo

  • Lidia

    Esta genial el artículo. Llevo ocho años haciendo karate y me encanta sobre todo por esos valores que transmite, la competición no me gusta para realizarla, pero me parece una forma perfecta de dar a conocer muchos deportes. Para mi ahora el karate no sólo es un deporte, es una manera de vivir. Un gran saludo, eres muy grande.

  • Wiaam Ziati

    Tu articulo me encanta porque todo es cierto. Porfin el karate es un deporte olimpico

  • Tomas

    El proceso de creación de cualquier kata pudo llevar años de estudio y mucho trabajo, ya no solo físico, sino sobre todo mental. Si has despiezado bien un kata y analizado cada una de sus partes te habrás dado cuenta de que no fue creado por cualquier tonto. ¿Quien soy yo para pintar encima la Mona Lisa de LdV a mi antojo?. Estoy de acuerdo contigo en que evolución y mejora son sinónimos, pero todo arte debe conservar sus valores originales.

    En competición se ha abusado mucho de las modificaciones gratiutas bajo la bandera de: “porque queda más bonito”. Un competidor de katas a día de hoy no deja de ser un atleta común, como lo son los gimnastas o corredores olímpicos. No pretendo tomar a la ligera el sacrificio que hacen los competidores, pero llamemos las cosas por su nombre. El sistema de arbitraje adoptado en la competición de kata es poco objetivo.

    En otras modalidades deportivas en las que también se analizan formas corporales y ejecuciones, el sistema de puntuación es cuantificable. El 98% del público que no sabe de Karate y verá un enfrentamiento en los juegos olímpicos, no tendrá un desglose que justifique el resultado, por el contrario tendrá que asumir y confiar ciegamente en el criterio de los árbitros. Muchas veces los veredictos dejan al público dubitativo, y no es de extrañar, pues no tienen un resultado tangible; si es rojo bien, y si es azul pues también.

    Y con respecto a las “federaciones sectarias”, creo que tienes razón en lo que dices. Pero estamos en pleno 2017, se cuentan con los dedos las disciplinas y áreas en las que no se ha intentado sacar tajada económica. El dinero lo mancha todo.

    Gracias por tu blog Jesús!

  • Jesús Juan Rubio

    Quiero sumarme a la opinión de Jesús del Moral, persona que respeto por su dedicación y profesionalidad que está aportando mucho al Karate.

  • Óscar

    El articulo es coherente y está bien justificado. Disiento en un aspecto; en el olimpismo la máxima de “más alto, más fuerte y más lejos” no debe considerarse principalmente como condicionante de retos personales sino estímulos para conseguir la victoria para tu “polis”, es decir para ti y para tu “país”,que es a quien se representa, ya que no se participa a título particular sino bajo y por un himno y una bandera.

  • Óscar

    “la competición es un juego, una prueba, una manera de medirme, y ¡ojo! digo medirme, porque aquí lo más importante es comprender que competimos no para ser mejor que el otro, «competimos para ser mejores personas» ”

    A nivel de competición de élite siempre se participa para ganar, si eres lo suficiente bueno, o para mejorar tu marca o posición. Lo contrario es una visión idealizada pero irreal ya que, por un lado, supone un coste la formacion, manutención, impedimenta, viajes, pagas, …del atleta que tiene que plasmarse en resultados y, por otro lado, las distintas federaciones, si no obtienen resultados, rápidamente buscarán nuevos deportistas candidatos a mejorar los resultados si estos no han obtenido unos puestos o marcas mínimas. Por tanto todo atleta olímpico tiene que buscar mejorar su marca, si no puede ganar, o ganar alguna de las medallas que están en juego, y por ello el carácter personal de cada uno de ellos es un factor secundario; que creces como persona,.. bien, pero si no lo haces o ya lo eras no pasa nada, lo importante…los resultados. Saludos.

  • Pedro Valentín del Olmo

    Genial Jesús, como siempre, das la versión más formidable que he podido leer, y con tu ejemplo por delante. Dejemos las cosas claras, no hay delincuentes por practicar forma deportiva del Karate Do, y a su vez la tradición de su Dojo. Sólo hay hipocresía en los que critican compulsivamente la competición, y después compiten continuamente en federaciones paralelas y con mucha menos responsabilidad a la hora de dar explicaciones a sus estudiantes, por que simplemente no se las dan, sólo ordenan y mandan y cobran claro. En fin ya me conoces, eres unos de los más grandes karatekas, y persona humana que he conocido. Un abrazo fraternal Jesús.

La importancia del coach